Rutinas creativas: 24 horas en la vida de artistas y pensadores

Standard

El día tiene 24 horas tanto para los genios como para los necios: la diferencia está en lo que unos y otros deciden hacer con su tiempo. Vivir una vida creativa no es un accidente o una casualidad: se trata de una fina mezcla de atención y planeación.

Si crees que la rutina es lo contrario de la creatividad, probablemente no has comprendido que la rutina no es hacer las mismas cosas predecibles todos los días, sino organizar tus actividades de manera inteligente para tener el mayor tiempo libre posible para dedicarlo a tu pasión. La rutina es el mejor aliado de un temperamento creativo: es hackear el tiempo, nada menos.

La página Info We Trust diseñó el siguiente infográfico de las rutinas creativas de 16 artistas basándose en el libro Daily Rituals: How Artists WorkDesde las orgías de escritura de Balzac hasta las largas caminatas de Beethoven, los días de estos artistas (en los que hay que acusar una falta grave de mujeres) transcurren con actividades bien planeadas, priorizando sus horas de trabajo pero sin dejar de atender a sus amigos y familia.

Dar click para ver tamaño completo.

daily rituals

 

Texto original en Pijama Surf

Si el dinero no fuera importante, ¿buscarías lo que realmente deseas?

Standard

En su Elogio de la ociosidad, Bertrand Russell imagina la posibilidad de un mundo en el que la jornada laboral esté suficientemente reducida como para que una persona pueda dedicarse al cultivo de su espíritu, a pintar o escribir, a desarrollar esa otra parte de nuestra naturaleza que, desde cierta perspectiva, es la que realmente constituye nuestra humanidad, la que justifica nuestra existencia en este mundo.

Sin embargo, sabemos bien que el sistema dominante tiene como uno de sus engranajes principales la supresión de dicha humanidad, la alienación como antecedente y consecuencia del trabajo, el dinero como aparente sucedáneo de eso que se pierde al dedicar la mayor parte del tiempo a generar la ganancia de otro.

¿Pero podría ser distinto? En algún momento de su trayectoria, el filósofo de origen británico Alan Watts, uno de los principales introductores del budismo en Occidente, confrontó el sistema educativo preguntando a un auditorio hipotético de jóvenes estudiantes qué harían de su vida si el dinero no importara, cómo les gustaría disfrutar sus días. La respuesta, por supuesto, se encuentra en aquello que se desea realmente, en los sueños, las aspiraciones auténticas, la felicidad que nace de hacer lo que se ama.

Entonces, ¿por qué no hacerlo? ¿Sólo porque creemos que el dinero es más importante? ¿Esa creencia justifica el hecho de dedicarnos a algo que realmente no queremos hacer ni ser?

La alternativa que planeta Watts tiene su propia lógica. No se trata de abrazar la vida del anacoreta que renuncia al mundo y vive, como San Antonio, de aquello que las aves traigan a nuestras manos. Watts es un tanto más realista y aventura una hipótesis: si renunciamos a lo que no nos gusta para hacer lo que nos gusta, aunque esto de inicio no nos reporte ganancia, ¿no pasará que con el tiempo dominaremos esa labor? ¿Y no se traduce casi siempre el dominio en algún tipo de recompensa?

El cómic que ahora presentamos es una adaptación de esta inquietante pregunta de Watts. Originalmente fue publicado en el sitio zenpencils, el mismo que hace un tiempo dio a conocer otra historieta basada en un demoledor poema de Bukowski. La traducción que compartimos fue elaborada para el sitio elguindilla.com

Mira. Lee. Reflexiona. Y escucha la pregunta de Watts: ¿Qué es lo que realmente deseas?

allan wattsTexto original en Pijama Surf

 

4 maneras de encontrarle propósito a cualquier trabajo

Standard

Me gusta la idea de ser necesario. Es parte de mi propósito de vida, así que aquí les dejo algunas formas de encontrarle sentido a cualquier trabajo.

1. Saborea la textura de la experencia

El error del principiante con propósito es pensar que una sola idea debe ser de gran impacto.

Para nada. El propósito puede encontrarse en los momentos más simples de la vida.
Ábrele la puerta a alguien no solamente porque debes, sino porque quieres ayudar.
Pregunta sinceramente acerca de la vida de un colega no solamente porque están esperando juntos el elevador, sino porque la gente te fascina.
Toma una bocanada de aire fresco no solo porque estés estresado, sino porque amas como se siente el aire en tu cuerpo.

El propósito es textura tanto como impacto, así que saborear la textura de tus experiencias diarias y saborea el verdadero propósito de tu vida.

2. Conoce lo que te motiva

El propósito sin un significado no es propósito.

Cuando sabes perfectamente bien lo que valoras -las cosas que más te importan de ti mismo, de otros y del mundo entero- puedes asociar cualquier actividad o comportamiento a una importancia genuina logrando que tu trabajo tome forma con su propósito.

Si valoras la contribución de otros, por ejemplo, encuentra el propósito buscando formas de contribuir a un grupo, entrega mejor de lo que el cliente está acostumbrado o ayuda a tu comunidad.
Si valoras el humor, prepara una sonrisa para tus colegas de trabajo y espera una de regreso. Sé siempre generoso de tu humor.
Si valoras la conexión, conectarte y compartir con la gente alrededor, te dará propósito.

3. Deja todo mejor de como lo encontraste 

¿En cuántos lugares pasas el tiempo en un día típico de trabajo? ¿Algunos cuantos? ¿Cuatro o cinco? ¿Tal vez hasta diez?

Estar en un lugar con otras personas es algo que pasa por lo menos una vez en el día y probablemente ya estás acostumbrado y lo das por hecho. Entras, haces lo que tienes que hacer y sales. Un poco como tomar un baño pero con la ropa puesta y sin jabón.

Pero velo de una forma distinta y con propósito. ¿Qué pasaría si decidieras nunca dejar un lugar hasta que hayas hecho algo para contribuir, hacer una diferencia, o dejarlo mejor de como lo encontraste?

Ya sea ofrecer un consejo o experiencia, darle un cumplido a alguien o simplemente ofrecer tu oído para algún colega. Si puedes encontrar el propósito en el siguiente sitio al que vayas, imagínate la diferencia que marcarías en la siguiente semana, mes o año.

4. Considera un legado más simple

El diccionario define legado como un regalo o propiedad por testamento. Es una definición que me puso a pensar.

Como yo lo veo, sabemos muy bien que solo tenemos una oportunidad en esta vida y en este curioso planeta, y todos queremos dar lo mejor y dejar marca de algún tipo. La realidad es, no todos estamos destinados a dejar un legado como Miguel Ángel, la Madre Teresa o Nelson Mandela, y es querer dejar un legado que cambie el mundo lo que nos deja varados mientras soñamos sobre nuestro propósito y tratamos de acomodarlo en la película de nuestra vida.

Simplifícalo. Quítale peso. Ve tu legado como un regalo único para la gente que re rodea, así como tu eres. El tiempo, la consideración, la empatía y hospitalidad son cosas que puedes dejar de legado a otros.

La generosidad, entonces, es un propósito que puedes empezar hacer ahora, en este momento, en vez de esperar una Epifanía que puede jamas llegar.

 

El propósito es una cosa chistosa. A veces fugaz, a veces estimulante, a veces exasperante. Pero todo se resume, especialmente en el trabajo, a la elección de conectar con lo que eres en vez de lamentarte por lo que no.

Texto de Steve Errey en The Muse

 

7 hábitos de los mejores jefes

Standard

De acuerdo a un reciente estudio, 86% de los empleados cree que si su jefe les agrada, serán más productivos. Así que deja el látigo a un lado y enfócate en construir estos 7 hábitos para tu líder interno.

1. Sé amigable

Suena obvio, pero simplemente tomarte un momento para saludar a tus empleados (¡por su nombre!) y hacer un poco de plática simple, incrementará el agrado hacia ti. Sé lo más accesible y abierto posible. Tómate el tiempo de dar un cumplido a tus empleados y pregúntales cómo estuvo su día. Sé paciente, recuerda que es importante hacer espacio para tu gente, no importa lo ocupado que estés. De hecho, estar tan ocupado y tomarte el tiempo para procurar a tus empleados, darán a la palabra ‘ocupado’ otro sentido.

2. Muestra disponibilidad

Algunas de las mejores ideas surgen de empleados involucrados, pero si el momento de creatividad no coincide con la disponibilidad del jefe, estas ideas nunca se podrán transmitir. Los empleados se mostrarán más involucrados con su creatividad y el crecimiento de la empresa si el jefe deja claro que valora sus ideas, opiniones y está abierto a escucharlas. Aunque no todas las ideas son ganadoras, es importantísimo escuchar a la gente que colabora en el día a día de la empresa.
Demostrarle a tus trabajadores que su opinión e ideas son importantes para la compañía es una excelente manera de mantener a tu equipo con energía y felicidad e impulsar tu liderazgo en el camino.

3. Muestra flexibilidad

La vida es complicada, así que intenta ser lo más flexible que puedas. Decide las reglas que tienen excepción y evita imprimir demasiado estrés a las pequeñas cosas. Trabaja el entendimiento con las cosas que salen mal y acepta que la gente comete errores. Ofrece segundas oportunidades siempre que sea posible. Asegúrate que el trabajo se haga bien, pero sé flexible cuando se trata de temas personales, clima o tráfico. Sí, aún en la Ciudad de México.

4. Sé positivo

Así como la energía negativa puede afectar a la gente, la positiva también. Mientras las emociones negativas de tu parte tienden a crear resultados negativos tanto en tus empleados como en tu organización, las emociones positivas ayudan a tus empleados a abrirse a un nuevo universo de opciones y alternativas. Sé optimista y genuino con la gente que trabaja contigo y ellos reaccionarán de la misma forma, haciendo el ambiente de trabajo un lugar sano y constructivo.

5. Sé confiable

Tienes que confiar que tus empleados van a hacer bien su trabajo y dependen de tu apoyo en buenos y malos momentos. No hagas promesas que no puedes cumplir, no importa qué tan pequeñas sean. Los empleados deben confiar en ti porque su futuro está en tus manos. Tener un jefe débil resultará en empleados infelices y poco involucrados que van a preferir trabajar en otro lado.

6. Demuestra agradecimiento

A todo el mundo le gusta saber si está haciendo bien o mal las cosas, así que enfócate en la retroalimentación. Venerar a alguien es casi tan importante como criticarlo. Como seres humanos estamos inconscientemente buscando aprobación en todos los aspectos de nuestra vida, incluyendo el trabajo. Muestra tu apreciación de diferentes formas. Manténte fresco y genuino.

7. Sé compasivo

Trata de verte a través de los ojos de tus empleados, ¿eres alguien que te caería bien? Ponte en los zapatos de tus empleados y ten compasión por sus batallas y turbulencias al mismo tiempo que felicitas sus éxitos y victorias. Demostrar compasión por tus empleados puede ser cansado a veces, pero lo resultados valdrán la pena. Tu gente te respetará como líder y aumentará su lealtad y resultados positivos.

Texto original en INC.com

Los 4 tipos de empleados y cómo contratar al adecuado

Standard

Texto original de Lou Adler en INC.com 

A lo largo de los años, he ayudado a docenas de pequeñas y medianas empresas a construir equipos de trabajo para su óptimo crecimiento. Los pasos siempre son los mismos: Descubre las fortalezas y debilidades del equipo de trabajo actual y determina cómo está posicionada la compañía en el clásico Ciclo de Vida Corporativo:

Ciclo de vida corporativo

Siguiendo este proceso una y otra vez, me enseño que hay 4 tipos de trabajo diferentes: Pensadores, Desarrolladores, Optimizadores y Productores. Y cada uno es es apropiado para una porción específica del ciclo de vida.

El ciclo de vida representa el crecimiento de una organización (o proyecto) exitosa mientras se va desarrollando desde una PyME hasta una empresa de gran tamaño. La gente, por otro lado, se mueve en reversa moviéndose hacia abajo de la curva desarrollando primero su proeza técnica en sitios donde ya conocen el trabajo muy bien, para después ser capaces de tomar proyectos y tareas más complejas.

Si una persona no puede adaptarse al ritmo y necesidades de una compañía en cada fase, afectará a todos por igual. Clasificando trabajadores por tipo de trabajo y enfocándolos al crecimiento de cada fase de la organización, es una manera de de predecir el rendimiento y cultura de su compañía.

Los cuatro tipos de trabajadores.

1. Pensadores

Estas personas son las generadoras de ideas, estrategas y tipos creativos. Están al frente y detrás de la curva del crecimiento y su trabajo implica la creación de nuevos productos, ideas de negocio y distintas formas de hacer el trabajo diario.

2. Desarrolladores.

Ellos toman ideas de los Pensadores y las convierten en realidad. Emprendedores, inventores y ejecutivos creativos son los típicos Desarrolladores. Ellos florecen en situaciones de rápida reacción, toman decisiones basados en información incompleta si es necesario y son creadores de orden en caos.
A veces se pueden sentir ahorcados por grandes organizaciones.

3. Optimizadores

Estas personas son aquellas que toman un proyecto existente, proceso o equipo, lo organizan y lo hacen mejor. En una compañía en crecimiento, son los encargados de ponerle las alas al avión. En una compañía madura, son aquellos que implementan cambio sin importar resistencia. Son típicamente poco valorados aún cuando tienen un gran impacto en el éxito de la compañía.

4. Productores

Son aquellos que ejecutan un proceso previamente probado garantizando calidad y entrega. Tocan al cliente todos los días de alguna forma, ya sea diseñando un gran producto o brindando un excelente servicio. Los Productores construyen sus carreras a través de retos y tareas cada vez más ambiciosas.

Aunque los cuatro tipos de trabajo se requieren en cada fase del crecimiento de la compañía, la necesidad de mezclar y reinventar estas piezas es extremadamente necesario para el movimiento exitoso de una organización.

La falta de conocimiento de esta mezcla es una de las razones por las que las compañías se ven en dificultades para crecer o se estacan una vez que alcanzan la madurez y frustran a las personas que no pueden implementar cambios o se ven obligados a cambiar.

Existe mucho más al contratar a los elementos de tu compañía o impulsar la carrera de alguien, no basta solamente en leer la experiencia de alguien en un currículum poco desarrollado, se deben seguir pasos que impacten a la organización a largo plazo y que ayuden al crecimiento óptimo del negocio.

Human Finder, especialistas en capital humano. 

¿Es real la amistad entre jefes y empleados?

Standard

Cuatro reglas que ayudan a líderes a mantener su amistad y autoridad en balance.

Quieres caerle bien a tus empleados. Probablemente quieres también ir a cenar o por un trago alguna vez. Pero no quieres acercarte lo suficiente para perder autoridad en el trabajo.

Este es un problema común de los líderes, quienes batallan para mantener su nivel de amistad en balance con su rol como cabeza de una compañía. En un artículo de HBR Blog Network, el consultor de liderazgo y escritor Peter Bergman, nos ofrece una estrategia de cuatro pasos para ayudar a navegar estas complicadas aguas.

Importante recordar: Una amistad que requiere una estrategia de 4 pasos no se sentirá para nada natural. Se sentirá como una amistad manufacturada y claro, los puntos de Bergman están diseñados para salvaguardar los intereses de tu negocio de la influencia potencial que pudieran tener tus amistades en el trabajo.

Si estás listo para aceptar los límites de jefe-empleado y si sólo estás buscando la forma de construir una conexión más personal con tus empleados sin arriesgar tu sentido de liderazgo, estas reglas son muy buenas para comenzar.

1. Aclara tus compromisos con los objetivos de tu empresa y asegúrate que estén claros como el agua.

Ser amigo de tus empleados es lo mismo que ser amigo de todo el mundo; tienes que ser honesto sobre quién eres y lo que te interesa. Para ti, esto tiene que incluir tus intereses de negocio que a su vez incluyen objetivos y políticas.

“Necesitas estar abierto, ser transparente, honesto y  apasionado con el compromiso y al mismo tiempo saber que algunas personas, probablemente amigos, no estarán de acuerdo contigo.” escribe Bergman.

2. Acostúmbrate a las emociones fuertes.

Si tu meta es acercarte a tus empleados, podrías conscientemente sentirte intimidado a ofrecer retroalimentación o tomar decisiones que no sean tan bien recibidas. Pero si ya tienes la mente en la idea de que el negocio va antes que nada, tienes que aceptar que estas amistades van a sobrevivir a esta turbulencia emocional.

“Podrán sentir resentimiento hacia ti o volverse pasivos-agresivos. De cualquier forma, este no es un problema que tú puedas resolver… No puedes depender de cómo se sienten ellos y olvidar manejar tu negocio como debes hacerlo.”

3. Aprende a trabajar en las cualidades de la amistad dentro del trabajo diario.

Como ya habíamos aclarado antes, probablemente no vayas a encontrar a tu nuevo mejor amigo entre la gente que te reporta. De todos modos, las primeras dos reglas en el proceso de Bergman, no parecen nada amistosas. No puedes ser un líder fuerte en el trabajo y salirte temprano de la oficina para ir a celebrar; igual debes demostrar esas cualidades de amigo en el día a día. Así que ¿cómo se ven esas cualidades por parte de un jefe?

“Debe tener integridad inquebrantable, escucha empática, conversaciones claras y límites fuertes.” escribe Bergman.

4. Puede ser que no dure.

Aún si logras manejar todos los puntos anteriores, las decisiones fuertes -y a veces las conversaciones directas- requieren un líder que debe no estar siempre de acuerdo con los empleados en cuestión. Al final del día, tus empleados pueden estar interesados en ser amigos del jefe. Si ese es tu caso, no los culpes a ellos, confía en que tus relaciones fuera del área de trabajo son las que traerán satisfacción a tus necesidades sociales.

Texto original en INC.com